Temazo!: Metallica – For Whom The Bell Tolls (1984).

 

Se puede considerar que la historia de Metallica comenzó en 1980 cuando un joven danés llamado Lars Ulrich se traslada junto con su familia a Los Ángeles. Hijo del tenista profesional Torben Ulrich  había desarrollado una enorme afición por el heavy metal durante los ’70, cuando  la NWOBHM  reinaba en la escena underground europea, y con su traslado a Estados Unidos, dicha afición se convertiría prácticamente en una obsesión, sobre todo centrada en los grupos más desconocidos de la nueva corriente inglesa. Su prioridad al llegar a Los Ángeles, sería la de explotar su capacidad musical junto con otros jóvenes. Esto le llevaría en 1981 a publicar un anuncio en la revista Recycler solicitando un guitarrista para formar una banda con influencias de las bandas de la NWOBHM. Otro joven llamado James Hetfield, hijo de un propietario de una compañía de camiones y de una cantante de ópera respondió a su anuncio. La clave de esta unión fue el tema que Lars tenía reservado por parte de su amigo Brian Slagel, fundador de la por entonces recién creada compañía discográfica Metal Blade Records, en el primer recopilatorio que editaría el sello, titulado Metal Massacre.

Sigue leyendo

Muertes en la música: Vol I. Accidentes

A lo largo de  la historia muchas han sido las muertes que han convulsionado al mundo de la música, sobre todo por tratarse de muertes inesperadas de casi siempre personas jóvenes con toda su carrera por delante. Hoy comenzamos una serie de artículos que repasarán estos desgraciados acontecimientos. Nuestro primer artículo relata las muertes acaecidas por accidentes, en su mayoría aéreos o de tráfico.

1959. Buddy Holly (22), Ritchie Valens (17) y Big Bopper (28). Accidente de aviación.

Buddy Holy, Ritchie Valens y The Big Bopper

Buddy Holy, Ritchie Valens y The Big Bopper

El invierno de 1959 Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper junto con otros músicos se encontraban inmersos en la gira “Winter Dance Party” que recorría los Estados Unidos, sin embargo las bajas temperaturas de aquel invierno junto con las malas condiciones del autobús que transportaba a los músicos hicieron que Buddy Holy decidiese alquilar una avioneta de 4 plazas para poder llegar al hotel a descansar más rápidamente. Sigue leyendo