Temazo!: Cactus – One Way…Or Another (1971)

Nuevo Temazo! y nueva joya para los oidos. Otro sublime éxtasis rockero a cargo de una esas bandas que se denominan de culto, mismas que aún sin predominar en los listados de ventas, están siempre ahí con una sólida base de fans que se renuevan a cada cierto tiempo y no dejan que el legado de dicho grupo caiga en el olvido. La grandeza del rock.

Cactus-band

Aunque no son todo lo conocidos que se debiera, algunos los ven como la secuela de Vanilla Fudge, algunos como el antecedente de Beck, Bogert & Appice, algunos como meros continuadores de la esencia del sonido Cream, lo cierto es que CACTUS es una de las más grandes bandas que ha dado la historia del rock. Cuatro talentos indiscutibles dieron origen a uno de los supergrupos más interesantes de comienzo de la era dorada del rock.

Tras el fracaso comercial del sobresaliente ‘Rock & Roll’ de Vanilla Fudge en 1969, la sección rítmica de la banda, los fundamentales Carmine Appice (batería) y Tim Bogert (bajo), se da cuenta de que no buscan lo mismo que los otros dos miembros de los Fudge. Bogert y Appice tenían planes al margen, hacer una superbanda de blues rock, al estilo de Cream o The Jeff Beck Group. Bogert no tardó en comentar a Appice la idea de separarse de los Fudge, y fundar juntos un nuevo grupo. Cuenta la leyenda que el nombre del nuevo grupo lo acordaron durante la gira de despedida de Vanilla Fudge, tras un concierto en Arizona, donde al volver al hotel pasaron por un autocine llamado The Cactus Drive-In.

Jeff Beck

Jeff Beck

Tanto Bogert como Appice eran unos enamorados del estilo de Beck con la guitarra. En seguida contactaron con él por mediación de un amigo común, un por aquel entonces desconocido John Bonham. A Jeff Beck le encantó la idea, aceptó unirse al proyecto y propuso a Rod Stewart como vocalista. Aunque a Stewart no le gustó nunca la idea de formar un grupo con músicos americanos, y menos con unos freaks como Bogert y Appice a los que les gustaba el jazz y la música clásica, aceptó principalmente por Beck. Todo parecía listo para hacer historia, pero todo se truncó muy rápido.

En noviembre de 1969 Jeff Beck sufrió un accidente que casi le cuesta la vida y que le tuvo dos meses alejado de la música. El accidente fue la excusa perfecta para que Rod Stewart abandonase el proyecto, y se decidiese a fundar The Faces, junto a Ronnie Wood y Ronnie Lane. Appice y Bogert, viendo el panorama de quedarse sin grupo, deciden no esperar a que Beck se recupere, y se deciden a reclutar un vocalista y un guitarrista de los propios EE. UU.

El guitarrista que ocuparía la plaza de Jeff Beck dentro del grupo sería Jim McCarty, un auténtico genio de la guitarra que nunca gozó de la fama que merecía. El encuentro se produjo a través de Bogert, que vio a McCarty en un concierto con los Detroit Wheels. Hoy nos resulta raro pensar en Cactus con otro guitarrista que no fuera McCarty, pues en esta banda demostró que fue uno de los mejores guitarristas de su tiempo, cambiando el registro R&B y soul de la banda de Detroit por la dinamita y el frenesí que desprendía con Cactus.

cactus

La elección del vocalista sería más fácil. Bogert y Appice conocían a Rusty Day de las diversas colaboraciones de éste con Vanilla Funge y además, su calidad estaba por encima de toda duda después de los formidables trabajos que había realizado al lado de la banda de Ted Nugent, los grandísimos The Amboy Dukes.

La banda ya estaba formada: Rusty Day a la voz, Jim McCarty a la guitarra, Tim Bogert al bajo y Carmine Appice a la batería. Todo parecía perfecto… la banda al completo deseaba formar un grupo de blues y a los cuatro miembros les interesaba la improvisación. No parecía haber ningún problema, pero ya salían a la luz algunos futuros problemas, principalmente la adicción de Day a las drogas en general y a los estupefacientes en particular. Bogert y Appice eran una sección rítmica de ensueño, ambos tenían una técnica prodigiosa y, a la vez, eran capaces de imprimir a los ritmos una potencia desbordante. Por su parte, Jim McCarty era el guitarrista perfecto para el grupo, se había educado y crecido con el R&B y era un asistente fiel a las jam sessions que se llevaban a cabo en diversos locales de Detroit además de hacer jams con Hendrix, con el que mantenía una cordial amistad. Day, por su lado, era el perfecto cantante de blues, potente o delicado cuando hay que serlo, pero siempre enérgico y con un toque de buen gusto que le hacía inimitable.

cactus002

A mediados de mayo de 1970 Bogert y Appice se separan definitivamente de Vanilla Fudge para dedicarse por completo a Cactus. En marzo de ese mismo año ya se habían metido en el estudio junto a McCarty y Day para registrar lo que sería su primer álbum, ‘Cactus’ (1970, Atco).

El debut de Cactus en estudio no pudo ser más afortunado y, a pesar de que fue producido por la propia banda, hoy se mantiene como uno de los mejores discos de blues rock jamás grabados. Hard blues intenso y boogie rock son las características de esta joya que, sin embargo, tuvo problemas en su lanzamiento: Atlantic (marca dueña de la firma Atco) censuró y retiró la portada original, similar a la que apareció pero que representaba a un cactus más sencillo, uno grande con dos pequeños a los lados… como la imagen se asemejaba a un pene fue retirada de inmediato. Judguen ustedes mismos…

Lamentablemente sus ventas fueron ínfimas. De hecho tan sólo llegó a un triste puesto 54 de las listas americanas… las ventas escasas destinaban al grupo casi irremediablemente a ‘banda de culto’, algo que el aun menor éxito de los discos posteriores iba a afianzar. Resulta increíble que en un tiempo en el que el mercado de rock está dominado por el hard rock, el blues rock y el recién nacido rock progresivo, este álbum no barriera en las listas… pero la historia del rock está llena de estas situaciones tan contradictorias.

cactus003

Cactus no se da por vencido, y a comienzos del siguiente año se edita su segundo Lp, ‘One Way… Or Another’, también editado por Atco. Con el álbum debut, Cactus había puesto el listón muy alto, pero el cuarteto no sólo salió airoso de las comparaciones, sino que  el se trata de una obra más madura y perfecta, una obra de arte que aguanta comparaciones no sólo con el LP homónimo del grupo, sino también con otros grandes clásicos de su tiempo (léase ‘Led Zeppelín II’, ‘Led zeppelín III’, ‘Deep Purple In Rock’, ‘Climbing!’ o ‘Johnny Winter And’, por poner algunos ejemplos).

En este álbum la banda suena, más compacta, de forma que funciona como un perfecto mecanismo de relojería. Blues rock, boogie rock y mucha clase son la receta de este segundo disco de Cactus, y el modelo a seguir por muchas, muchas bandas a partir de ese momento. Para este álbum, la banda contó con una sencilla portada de un paisaje, alejada de la polémica de la foto de su debut.

El disco se abre con el clásico de Little Richard ‘Long Tall Sally’ un blues lento y espeso, de una fuerza demoledora , ‘Rockout, Whatever You Feel Like’, constituye un típico tema setentero, con un ritmo al que las voces, casi recitadas, de Day, la guitarra doblada y la harmónica, no hacen sino mejorar. Más interesante aun es ‘Rock N’Roll Children’, tema original de la banda que con el tiempo se ha convertido en un himno clásico del blues rock, con un solo de McCarty antológico. ‘Big Mama Boogie’ es un acercamiento al blues de John Lee Hooker, dividido en dos partes, la primera de las cuales se trata de un boogie acústico con McCarty a la guitarra y Day a la voz y harmónica, que da paso a la segunda parte, un frenético boogie eléctrico instrumental. Destacan tambien ‘Feel So Bad’ version de Chuck Willis con un trabajo de McCarty imponente. ‘Hometown Bust’ magnífico country blues lento, arrastrado, decadente, que la banda lleva de forma magistral hasta la explosión y clímax final y como no, y en esta ocasión para cerrar semejante joya, el tema que da título al álbum y a nuestro Temazo!, ‘One Way… Or Another’ que, posiblemente, sea el mejor tema jamás grabado por Cactus, un heavy blues de una intensidad insuperable, con un trabajo alucinante de la sección rítmica y con un McCarty que demuestra que es uno de los mejores de su tiempo a las seis cuerdas….Genial!!!.

Sin embargo, a pesar de las buenas críticas, ‘One Way… Or Another’ aún se vende menos que su debut (no subió del puesto 88 de las listas), lo que condena a Cactus a ser una banda minoritaria con público fiel. Curiosamente, su reputación como banda de directo sube como la espuma. Hubo quien dijo que Cactus fueron la mejor banda en directo de su tiempo: la fuerza de una sección rítmica que podría competir con cualquier otra de la historia del rock, un guitarra solista que se educó con el soul de Detroit y se desarrollo en el hard blues con ayuda de su amigo Hendrix, y un vocalista, loco y desorientado en la vida, centrado como pocos encima de un escenario, favorecieron esta reputación.

iow-70-cactus-cd

Sus shows, que mezclaban potentes y anfetamínicos temas de hard blues con apasionadas versiones de clásicos del blues, los sitúo en la cumbre. Al parecer, a menudo, sus conciertos se convertían en auténticos campos de batalla, que comenzaba con Rusty Day soltando discursos políticos de corte anarquista en los que fomentaba la desobediencia cívica o en las que animaba al público a enfrentarse con las fuerzas de seguridad (alguna vez Day fue, incluso, arrestado ‘por incitación a la violencia’), otras veces en cambio, los conciertos de Cactus se convertían en paraísos artificiales de drogas y hermandad, con el público subiendo al escenario a bailar…

A pesar de estos problemas que, al final, darían con el fin de la banda, al menos con esta formación legendaria, a finales de ese mismo año 1971 sacarían a las tiendas su tercer álbum, ‘Restrictions’ (1971, Atco).

Es increíble que este ‘Restrictions’ aun tuviera menos repercusión que ‘One Way… Or Another’, de hecho no pasó del puesto 155 en las listas. Pero en cierta forma, se puede explicar por la ‘cabezonería’ del grupo, que lejos de ceder ante las presiones de Atco, que les pedía un sonido ‘más británico’, para competir con unos Led Zeppelin o unos Black Sabbath que estaban ocupando las listas en todo el mundo, Cactus saca, en pleno 1971, un álbum de puro blues rock. El precio que tuvieron que pagar por hacer lo que ellos quisieron fue el fin de la banda: Jim McCarty decidió abandonar la formación y Rusty Day fue despedido.

A continuación os dejamos con un video de una jam correspondiente a la reunicifación de la banda en 2006 para la grabación de ‘Cactus V’. El grupo lo forman Appice, Bogert, McCarty y el frontman Jimmy Kunes.

Video:

Letra:

One way or another you go through life

You live alone you keep a wife

You beat the law you leave your hometown

Finding out it’s hard when you’re all alone and brought down

Sisters and Brothers on everything you do one way or another

The choice is up to you.

Fathers and Mothers you’ll see the dawn

Or sleep forever excepting wrong

Disguising fear something strong

Your Bleeding hearts just can’t go on

Today your fears your weakness

Tomorrow it’s a pain

I can’t go on explaining all the

Troubles in your brains.

You can’t begin to love until you understand

The valeus of the trust you give or take from fellow-man

One way or another you go through life

Sisters and Brothers you come to love

Fathers and Mothers we go through time

One way or another we’re all the same …. allll the same .

One way or another we’re all the same

The glowing ring, inside your brain

That makes you laugh when things are right

That makes you cry in the middle of the night

Sisters and Brothers your life goes on

One way or another! right or wrong.

Comparte esta noticia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>